Acequion 2015

Díganle natural, orange wine, ancestral o lo que les dé la gana. Yo lo llamo vinazo. Este espumoso de Rafa Bernabé es eso. Pura locura de vino. Un vino que invita al paisaje, un paisaje de cítricos. Un campo lleno de clementinas, mandarinas y pomelos. Pero sobretodo de mandarinas y clementinas. Donde el aire corre, brisa agradable cargada de perfume. Refresca los primeros sudores de un día soleado, pongamos de junio. Ese aire que trae el olor de las riberas cercanas, del hinojo que crece alrededor. De las matas de hierbabuena y la tierra mojada, tierra húmeda alrededor. Con las ajetreadas abejas alfareras, cargadas de pequeños trozos de barro. Mientras los niños juegan a mojarse, juegan incluso al parar. Pequeña parada al sol, separando pieles del fruto, apretando estas y dejando salir el aceite en dirección a unos ojos despistados. Separando gajos, mordiendo el fruto que explota en tu boca llenándola de sabor. Todo disfrute y más cuando puedes escupir las semillas a tu amigo. Inicio de un nuevo juego, ruptura del paréntesis. Devolviendo un mar de aromas al aire, ese aire que se filtra en nuestra vida, al igual que el vino de Rafa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s